Se complica la meta del Gobierno para la inflación 2021: el precio de productos de primera necesidad aumentó más de 2% en una quincena

Nota: El Intransigente 21/3/21

 Se complica la meta del Gobierno para la inflación 2021: el precio de productos de primera necesidad aumentó más de 2% en una quincena

Desde Consumidores Libres alertaron por el impacto en góndola que generó el aumento de la nafta.

Luego de un mes con una leve desaceleración para la inflación 2021, los analistas estiman que en marzo el aumento de precios en los productos y servicios se acerque al 4% por lo que el acumulado del primer trimestre cerraría entre un 11,5% y un 12%. Este escenario complejiza los planes del Gobierno nacional que estipulaba un envejecimiento de los precios en torno al 29% pero que parece lejos de cumplirse y, por el contrario, se encamina a superarlo con creces.

Esta mañana el titular de Consumidores LibresHéctor Polino, brindo datos sobre el incremento de artículos en la primera quincena del mes. «Los productos de almacén aumentaron un 2,24 ; frutas, verduras y hortalizas 1,52; y carnes 2,02%. Es un 0,76% más que el aumento que hubo en el mismo periodo del 2020», expresó en diálogo con Radio Rivadavia y agrego que el aumento inflacionario del 4% «es muy alto» porque «aún están congeladas las tarifas y se mantiene el programas precios máximos».

«Si ante estas circunstancias los precios no dejan de aumentar la situación es realmente preocupante», expresó y agregó: «Sobre todo porque no aumentan los salarios». Además, recordó que el aumento en el combustible que se decretó la semana pasada impactará en el precio final aunque señaló que es «exagerado» el aumento que se registra en el valor inicial del producto y el precio de góndola.

Sin embargo, la semana pasa la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) informó que la brecha de precios entre lo que pagó el consumidor y lo que recibió el productor agropecuario se redujo casi 20 por ciento en febrero en comparación a meses anteriores. De acuerdo al análisis que hicieron, esto es porque el comerciante «absorbe» parte de los aumentos a fin de evitar un cese de ventas condicionada por la pérdida de valor adquisitivo de los salarios.

«Estamos ante una situación muy complicada, hay una inercia inflacionaria muy grande, se aumenta ‘por las dudas’ el precio de los productos y se ha dolarizado la economía, lo que es un desatino», amplió Polino. En este marco, cuestionó el incremento del precio de la nafta y aseguró que en Argentina el costo de logística «representa un 27%» del valor final del producto. «Por eso resulta indispensable controlarlo», agregó el titular de Consumidores Libres.

Frente a este panorama, el Gobierno nacional lleva a cabo audiencias públicas para readecuar tarifas de energía que generarán nuevos aumentos, negocia con el FMI el reperfilamiento de la deuda externa y centra los planes económicos en la reactivación productiva postpandemia, mientras miran de reojo el impacto negativo que podrían generar posibles restricciones ante una segunda ola de coronavirus.