Es una vergüenza que hace 9 años no haya un Defensor del Pueblo de la Nación

Nota: EL INTRANSIGENTE
23/01/19

Así lo manifestó representante legal de Consumidores Libres, Héctor Polino, en diálogo con El Intransigente al explicar los motivos por los cuales aún no hay alguien que esté al frente de la Defensoría.

El cargo de Defensor del Pueblo se encuentra acéfalo desde el año 2013, vacante que comenzó a tramarse desde el 2009 cuando Eduardo Mondino, renunció a ese puesto para candidatearse a senador nacional, por lo que debió presentar su renuncia en la Defensoría. Allí, el organismo quedó en manos de un adjunto que terminó su mandato hace seis años. Ante la necesidad de alguien que defienda los derechos de los argentinos y escuche los reclamos frente a las duras políticas del Gobierno, El Intransigente entrevistó al representante legal de Consumidores Libres, Héctor Polino, para conocer el motivo por el cual aún no hay nadie que ocupe ese lugar.

Al explicar las razones por las que actualmente no hay un Defensor del Pueblo Nacional, Polino dijo que se debe a que “los distintos bloques políticos del Congreso no se pusieron de acuerdo en un nombre”, teniendo en cuenta que, según la Constitución Nacional, “se requiere una mayoría especial de dos tercios para poder elegir” a la persona que cubra ese cargo.

Asimismo, Polino consideró que “es una vergüenza que durante tantos años no se haya discutido” este tema y que tampoco “se hayan puesto de acuerdo en un nombre para cubrir esa institución que fue establecida con la reforma de la Constitución del año 1994”, ya que para que el responsable sea elegido debe contar con “una mayoría especial de los dos tercios de ambas cámaras del Congreso Nacional”.

Por otro lado, teniendo en cuenta la trayectoria intachable que porta Polino, El Intransigente le preguntó si le interesaría ser el Defensor del Pueblo a nivel país, a lo que el actual representante legal de Consumidores Libres contestó afirmativamente y recordó que hace más de tres años fue propuesto como candidato por el Partido Socialista, algo a lo que más tarde se distintas entidades sociales y personalidades de variados ámbitos de la vida nacional. “Tengo una lista interminable de organizaciones y personas que apoyaron mi candidatura”, destacó al respecto.

A su vez, Polino volvió a insistir en declaraciones a este medio en que es una “vergüenza” que desde hace nueve años no haya un representante que defienda al pueblo argentino. En ese sentido, volvió a cuestionar la falta de acuerdo entre los bloques políticos de las Cámaras del Congreso por encontrar una solución y reveló que si bien cada una “tiene sus propias preferencias, es un signo de inmadurez política no ponerse de acuerdo para cumplir con un mandato establecido, nada más y nada menos, que en la Constitución Nacional”.

“Además en la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en agosto del año 2016, cuando anuló el tarifazo al gas natural, llevado a cabo por el Poder Ejecutivo, hizo un llamado al Congreso para que se designe de una buena vez al Defensor del Pueblo de la Nación y tampoco se ha cumplido hasta el día de hoy con ese llamado ejecutado por el máximo tribunal”, se quejó.

“La Corte hizo ese llamado al Congreso para que cumplan con lo establecido en la Constitución, porque de acuerdo al artículo 42 y 43, el Defensor del Pueblo de la Nación está facultado para llevar a cabo acciones judiciales colectivas cuando existen intereses individuales homogéneos, esa tarea la puede llevar a cabo de acuerdo a la Constitución, las entidades de defensa de consumidores, pero también la Constitución faculta al Defensor”, advirtió.

Con este llamado “la Corte lo que le está diciendo al Congreso es, cuando ustedes designen al Defensor del Pueblo de la Nación, va a haber una institución en condiciones de llevar a cabo esas acciones colectivas cuando existan intereses individuales homogéneos, que no sean solamente las entidades de defensa de los consumidores, sino que también que se agregue una institución más como la Defensoría”, aclaró Polino.

Por último, Polino también especificó cuáles son las tareas que haría el representante del pueblo argentino: “Defender los derechos de los ciudadanos, los derechos de defensa de los usuarios y consumidores, los distintos derechos humanos que otorga la Constitución Nacional”. “Sería una voz autorizada por la Carta Magna para defender ante los tribunales judiciales, derechos vulnerados ya sea por la autoridad política de turno o por distintas organizaciones empresarias, que vulneran derechos que tienen los ciudadanos”, terminó.