No es cierto el argumento de que el Estado no debe subsidiar las tarifas