12/5/2004 – CRISIS ENERGÉTICA

DISCURSO PRONUNCIADO POR EL DIPUTADO HECTOR POLINO, EN NOMBRE DEL BLOQUE SOCIALISTA, EN LA SESION DEL 12 DE MAYO DE 2004, REFERIDO A LA CRISIS ENERGETICA.

Moción de preferencia

Sr. Presidente (Camaño).- Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.

Sr. Polino.- Señor presidente: el bloque del Partido Socialista presentó el proyecto contenido en el expediente 2.565-D.-2004, por el que se solicita la presencia del señor ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios en el recinto, a fin de que brinde información acerca de las medidas concretas que piensa adoptar el Poder Ejecutivo nacional en el corto, mediano y largo plazo para resolver la crisis energética que vive la Argentina.

 

            Hace pocos días estuvo en la Cámara el Jefe de Gabinete, quien se refirió al tema como “el problema”. Se esforzó mucho para no utilizar los términos “emergencia” o “crisis energética”.

 

            Se dijo que estábamos en un “problema”, pero a las pocas horas se cambió la caracterización de la situación, y ahora resulta que se han tomado y se están adoptando medidas que, en definitiva, están afectando los intereses de la industria nacional, de la pequeña y mediana empresa y de los usuarios y consumidores en general. Son todas medidas que terminan favoreciendo a los intereses petroleros de este país, que fueron los grandes beneficiarios de las políticas aplicadas en la última década.

            Al respecto basta señalar el balance de Repsol‑YPF: año 2002, 2.100 millones de dólares; año 2003, utilidad neta de 2.444 millones de dólares, una verdadera obscenidad en medio de una sociedad empobrecida.

            ¿Cómo nos enteramos hoy los legisladores de las distintas medidas del Poder Ejecutivo para afrontar esta situación? Como el resto de los ciudadanos, a través de los medios de prensa.

            Se hace necesario que el ministro del área correspondiente concurra a esta Cámara para brindar toda la información que tiene a su disposición y dar a conocer las medidas y los planes del Poder Ejecutivo nacional.

            Hace pocos días estuvo en la reunión de cuatro comisiones de la Cámara el señor secretario de Energía de la Nación. Durante casi cinco horas habló y se explayó sobre la gravedad de la situación, pero en ningún momento ‑recuerdo que esto pasó hace diez días y está en las versiones taquigráficas- se refirió a los premios y castigos que a las pocas horas puso en funcionamiento el Poder Ejecutivo, lo que en definitiva va a constituir un verdadero castigo para la inmensa mayoría de los usuarios de este país.

            En consecuencia solicito que se apruebe la moción que formulo. Tendría que hacerla con o sin despacho de comisión, pero como anticipo el resultado adverso que tendría la votación, pido a las comisiones a las que fue girada esta iniciativa, que suscriben los diputados del bloque socialista y acompañan legisladores de otras bancadas políticas, que aprueben que la semana que viene el ministro de Planificación concurra a la Cámara a informar, para que sepamos a qué atenernos, a fin de que podamos contribuir con el Poder Ejecutivo con iniciativas sobre este tema.

            Pareciera que al Poder Ejecutivo le estalló la crisis hace pocos días, cuando somos muchos o, por lo menos, algunos los que venimos sosteniendo desde hace tiempo que esto iba a pasar en el país si no se obligaba a las empresas a realizar las inversiones correspondientes.

            Termino con esto: existe un hecho a mi juicio de gravedad institucional mayúscula, que pasó casi desapercibido en el torrente de medidas y anuncios que se van sucediendo todos los días, cuando un anuncio tapa al anterior.

            En los Estados Unidos de América el presidente dijo que estaba siendo objeto de una extorsión por parte de las empresas petroleras, y la extorsión es un delito en nuestro Código Penal.

            Señaló incluso que las empresas petroleras estaban tapando los pozos y que querían cambiar precios, o sea tarifas, por volúmenes. Resulta que los extorsionadores terminaron ganando la partida, porque el 2 de abril de este año el secretario de Energía de la Nación firmó los convenios con las empresas autorizando el aumento del gas en boca de pozo o, como algunos lo denominan, el ingreso del gas en boca de los gasoductos.

            Posteriormente, el ministro de Planificación a través de una resolución homologó esos acuerdos, que en la cláusula 4° indican que, a más tardar, los aumentos comenzarán a regir a partir del 10 de mayo, es decir, del lunes próximo pasado. En esas condiciones se convocó a una audiencia pública para el jueves 6 del corriente, lo que fue una verdadera farsa, una verdadera burla, porque la decisión política ya la habían tomado el 2 de abril.

            Por otro lado, si el señor presidente fue extorsionado, me pregunto por qué no le dice la verdad al país y no se hace la correspondiente denuncia penal. Quisiera saber por qué se les ha concedido a los extorsionadores este brutal aumento en el precio del gas en boca de pozo, que en algunos yacimientos comenzó siendo del 33 por ciento, en otros del 44 por ciento, y que por sucesivos incrementos el año próximo alcanzarán al 150 y hasta al 180 por ciento.

            Esto es muy grave. Si existen empresas extorsionadoras, ¿por qué les otorgan estos beneficios? ¿Cuándo rendirán cuenta ante la Justicia penal? ¿Acaso el señor presidente exageró la cuestión? El país necesita saber la verdad, y todos necesitamos que la verdad se diga de cara a los representantes del pueblo, para que cada uno de nosotros asuma su responsabilidad y así podamos acompañar al Poder Ejecutivo Nacional a enfrentar las extorsiones de estas empresas que han actuado con irresponsabilidad, pero también con la complicidad de algunos funcionarios públicos.

            En este sentido, es cierto que las empresas privadas argentinas firmaron convenios con empresas privadas chilenas, pero para hacerlo contaron con la autorización de la Secretaría de Energía. Pero resulta que estas mismas empresas que han obtenido ganancias fabulosas vendiéndole a Chile a precio dólar cada metro cúbico de gas, ahora desde Bolivia le venden gas al Estado argentino también a precio dólar; las mismas empresas están ganando por partida doble.

            Es necesario que el Congreso no sea un mero convidado de piedra. ¿Cuándo vamos a actuar desde este Parlamento? ¿Acaso vamos a esperar que algún día terminen con el proceso de renegociación de los contratos para que, en un término perentorio, tengamos que aprobarlos o desecharlos con los hechos ya consumados?

    Por todas estas razones solicito preferencia para este proyecto con despacho de comisión, y pido que el expediente no muera en las comisiones y que en la próxima sesión contemos efectivamente con la presencia del señor ministro en el recinto. Estoy convencido de que él tendría que haber venido espontáneamente a explicarnos la situación, pero como no lo hizo es necesario que lo convoquemos para que todos los diputados estemos informados y podamos actuar en consecuencia.