Presentaremos una cautelar para frenar los aumentos del transporte

La Cooperativa Consumidores Libres presentará hoy una acción judicial para que se suspendan los incrementos en los boletos hasta que se convoque a una audiencia pública. “Disminuyen la calidad de vida de millones de argentinos”, indicó el titular de la entidad, Héctor Polino.

Nota:Vaconfirma.com.ar
2/2/18

El titular de la cooperativa comunitaria Consumidores Libres, Héctor Polino, confirmó que realizarán una presentación judicial contra los aumentos en el transporte público que rigen desde ayer en todo el país, ya que “se lo ha resuelto sin haber convocado previamente a audiencias públicas”.

“Consumidores Libres va a iniciar una acción judicial para que se suspendan esos aumentos hasta tanto el Ejecutivo nacional convoque a una audiencia pública y podamos discutir realmente cuál es la estructura de costos de un boleto de colectivo y de tren; cuál es el porcentaje que el Estado continúa subsidiando; y realmente cuál es el precio justo que están en condiciones de pagar fundamentalmente los trabajadores, que son los que en su inmensa mayoría utilizan el transporte público de pasajeros”, describió Polino en diálogo con Va Con Firma.

El ex candidato a legislador por la Ciudad de Buenos Aires calificó como de “un total estado de indefensión” a la situación de los consumidores frente a las políticas del gobierno y destacó que “todos estos aumentos sin duda disminuyen la calidad de vida de millones de argentinos y engrosan las ganancias de las grandes empresas que en su inmensa mayoría incluso son de capital extranjero”.

A partir de ayer rige un aumento en el transporte público de pasajeros del 36%, aunque depende de la cantidad de viajes que se realicen, ya que por el lapso de dos horas en el segundo viaje aplica un descuento del 50% y de una cuarta parte del valor a partir del tercero. En la electricidad el incremento es de un promedio del 24% en el área metropolitana, concesionada a las distribuidoras Edenor y Edesur, y del 4% en las prepagas.

La medida cautelar que presentaron en la justicia buscará frenar los aumentos hasta que se convoque a la audiencia pública “porque ningún usuario estuvo enterado de la consulta por internet que se llevó a cabo desde el 4 hasta el 24 de enero último, ya que no tuvo difusión”.

Para Polino, esa metodología de consulta a través de internet “no puede reemplazar nunca a una audiencia pública”, sobre todo teniendo en cuenta “el último fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación del año 2016 que anuló el tarifazo en el gas natural”; por lo que “los gobiernos no pueden apartarse olímpicamente de todo lo que se dice y se expresa en estas audiencias”.

El titular de Consumidores Libres señaló que los aumentos dispuestos por el gobierno nacional “sin duda van a repercutir en vastos sectores de la sociedad, sobre todo en aquellos sectores de la clase media y media baja”, ya que son “sectores sociales que por sus niveles de ingreso no califican para acceder a los beneficios de la tarifa social, y tienen que pagar en cambio el valor de la tarifa plena”.

Polino destacó que también “va a afectar a los jubilados”, sobre todo a los que “perciben el haber mínimo, que es el 70%  de la clase pasiva, especialmente por el aumento que se viene produciendo incesantemente en los medicamentos”.

El dólar y la inflación

En cuanto a la devaluación de los últimos meses y que llevó al valor de la moneda estadounidense a alcanzar los 20 pesos, Polino consideró que “impacta por ejemplo en el precio de los combustibles y que todo aumento en los combustibles se traslada a los precios de los artículos de la canasta básica de alimentos”.

Y agregó que “en un país como Argentina, que tiene una superficie territorial casi de un continente, de tres millones de kilómetros cuadrados, donde el 90 % del trasporte de carga se realiza a través del camión, se calcula que en una canasta básica de alimentos la logística incide promedio en un 35% en el precio final del producto”.

Polino remarcó que también por el aumento del dólar “se produce un incremento de todos los productos importados y de los artículos de producción nacional que tienen componentes importados, y no siempre el aumento se produce en la misma proporción en que incide ese componente sino que muchas veces, por la falta de controles, se traslada a precios en una proporción mayor”.

“Todo estos aumentos finalmente van deteriorando el poder de compra de los consumidores y por esa razón en los últimos tiempos ha disminuido la venta de artículos de primeras marcas y aumentaron los de segunda y terceras marcas, y también muchos consumidores dejaron de comprar artículos en las grandes cadenas de supermercados y se orientaron a los mercados mayoristas”, definió el titular de Consumidores Libres.

Polino criticó la forma en que el Estado estructura los aumentos en el gas natural, en la energía eléctrica y en el agua potable ya que “las inversiones que prometen llevar a cabo las empresas no las financian con recursos propios” sino que las financian “con los aumentos que pagan los usuarios”.

“Es un hecho absurdo que los usuarios tengan que convertirse en los financistas de las empresas cuando en realidad tendría que ser al revés, que las empresas primero con capital propio hagan las inversiones para mejorar las redes y la calidad del servicio y luego lo cobren a través de aumentos de tarifas”, finalizó.