Asociaciones denuncian un aumento en los cortes del suministro eléctrico

A diario, miles de usuarios realizan reclamos por falta de luz. Según asociaciones de defensa del consumidor el servicio es defectuoso

Nota:  El intransigente.com
22/01/18

“Los días de más de 30 grados ya sabemos que se corta la luz y empezamos a llenar el freezer con botellas de agua para poder conservar la comida, nunca se sabe cuándo va a volver el servicio”, cuenta Marta Etcheverry, vecina de Banfield, con la voz tomada en partes iguales por la bronca y el acostumbramiento.

Es que, al igual que ella, miles de usuarios de Capital Federal y el Conurbano Bonaerense, padecen reiterados cortes de luz en el suministro eléctrico en los periodos de altas temperaturas, situación que no parece tener solución con el paso de los años.

Según indicaron asociaciones de defensa al consumidor, en diálogo con El Intransigente, la época estival “no es excusa para justificar los cortes” y denuncian que el servicio es “defectuoso”. 

“Sostenemos que las empresas están obligadas a prestar un servicio de buena calidad y el calor no es excusa para justificar los cortes. Si desde la privatización de las compañías, en 1992, se hubiesen hecho las inversiones necesarias hoy no tendríamos estos problemas”, aseguró Héctor Polino, titular de la agrupación “Consumidores Libres”.

Asimismo, el referente de la ONG señaló que los usuarios damnificados por la falta de suministro “tienen derecho a una indemnización” acorde a la cantidad de horas que estuvieron sin servicio e instó al Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) a intervenir en estos casos.

Reclamamos al ENRE que saque una resolución, como se hizo en otras oportunidades, estableciendo un monto fijo de indemnización. De esta manera evitamos que los usuarios tengan que efectuar acciones judiciales individuales, que muchas veces no son llevadas a termino porque no se justifican los gastos ni el tiempo que demanda”, señaló Polino.

Sobre este tema opinó también Sandra Gonzáleztitular de la Asociación de Defensa de los Consumidores y Usuarios de la Argentina (Adecua), que consultada por este medio manifestó: “Recibimos muchos reclamos de la gente, últimamente más de Edesur que de Edenor y por cortes muy largos, de más de 48 horas. El servicio es defectuoso, la mayor cantidad de cortes se producen siempre en las mismas zonas y la gente la pasa realmente muy mal”.

La denuncia de los organismos se suma a los reclamos en conjunto que llevan adelante los municipios de Lomas de Zamora, Almirante Brown y Lanús contra Edesur. En la demanda exigieron el restablecimiento total del servicio en todos los barrios, información detallada sobre los problemas vigentes y conocer cuál es el plan de obras de Edesur para cada uno de los Distritos.

“Hasta ahora el gobierno no demostró interés en intervenir entre los usuarios y las empresas. Todo lo que hagan desde los municipios es positivo. El usuario tiene derecho a que se lo respete prestándosele un servicio de buena calidad”, remarcó Polino.

Al tiempo que González sostuvo que “el ENRE debería estar más activo”. “Los intendentes de cada municipio están trabajando por el bienestar de los consumidores y lamentablemente las empresas no están a la altura de las circunstancias y tampoco le responden de manera correcta a la gente. El ENRE debería intervenir inmediatamente”, advirtió la titular de Adecua, en diálogo con El Intransigente.

En tanto, la lista de damnificados parece engrosarse en simultáneo con la suba de la tarifa que autorizó el gobierno en la provincia de Buenos Aires y que alcanzará un incremento del 32 por ciento.

El aumento se realizará en dos etapas: la primera desde el jueves pasado y hasta el 31 de enero, que implicará un aumento del 20 por ciento; y una segunda instancia del 1 de febrero al 30 de abril, del 10 por ciento en el precio del consumo.

Mientras EDESUR y el ente que regula los cortes mantienen una dura polémica para ver si se encuentran o no dentro de los parámetros de evaluación que establece el marco regulatorio, son los usuarios los que se ven afectados y siguen sin tener una respuesta a sus reclamos.