Otro golpe al bolsillo: septiembre se avecina con nuevos aumentos

Nota: Diario HOY
22/08/17

El Gobierno aún permanece en alerta para controlar la inflación. Sin embargo, autoriza subas en distintos servicios. Para el mes que viene ya están anunciados incrementos en las prepagas, las compañías de telefonía celular y el servicio de energía eléctrica
Faltando poco más de una semana para que comience septiembre, ya se anunció que se incrementarán las tarifas de algunos servicios como la medicina prepaga, la telefonía celular y la electricidad en el interior bonaerense. Se calcula que estas subas impulsarán aún más la inflación en lo que va del segundo semestre de este año.
En este sentido, el Gobierno autorizó recientemente un aumento del 5% en las cuotas de las prepagas desde el 1º de septiembre próximo, mientras que en octubre habrá un ajuste similar que aún debe ser oficializado por el Estado. El Boletín Oficial informó que se dio el aval para que los planes de medicina prepaga tengan un incremento “general del valor de las cuotas mensuales que deben abonar sus usuarios de un cinco por ciento a partir del 1° de septiembre”.
A este paso, el aumento en las cuotas de las empresas del sector superará este año la inflación prevista por el equipo que preside Mauricio Macri: a las subas ya autorizadas de febrero (6%), julio (6%), agosto (5%) y septiembre (5%) se les sumará otro 5% en octubre, que próximamente será oficializado.
Teléfonos móviles

El tarifazo de septiembre tendrá, por otro lado, incrementos en los valores de la telefonía móvil. Los usuarios de celulares que sean clientes de la empresa Movistar sufrirán un incremento de hasta el 12% a partir del próximo mes, mientras que la compañía Personal ajustará sus montos en octubre. Asimismo, la firma Claro ya había modificado sus precios para llamadas y paquetes de datos.
Las empresas están obligadas por una normativa a anunciar con antelación los aumentos a sus clientes, por lo que Movistar ya comenzó a comunicar que desde el 25 de septiembre los clientes prepagos tendrán un aumento promedio del 12%. Además, los usuarios que estén bajo la modalidad pospago (con factura) tendrán un ajuste similar al corte de la facturación de ese período.
Por otro lado, Personal, que forma parte de la compañía Telecom, subirá en promedio un 4% los precios para los clientes prepagos a partir del próximo 8 de octubre. Esta empresa ya había aplicado una suba del 9,5% para sus usuarios prepagos y con abono en junio pasado. La compañía había comunicado días atrás que “se hace necesario aplicar incrementos puntuales en los precios nominales para sustentar los altos niveles de inversión”.

Energía eléctrica
Las distribuidoras de energía de la Provincia de Buenos Aires comenzarán a emitir las facturas de luz con aumentos que estarán en torno al 58% promedio a partir de septiembre, sumándose al resto de los incrementos que se esperan para el próximo mes. La suba, que había sido anunciada por el gobierno provincial pero estuvo paralizada por la Justicia, alcanzará a los usuarios de las empresas EDEA, EDEN, EDES, Edelap y de las casi 200 cooperativas que suministran el servicio en territorio bonaerense.
La importante suba surge de la suma de dos alzas: una del 39,2% avalada por el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, encabezado por Juan José Aranguren, y otra del 18,9% autorizada por la administración de la gobernadora provincial, María Eugenia Vidal. Del los hogares bonaerenses, quedarán afuera aquellos clientes del área de cobertura de las distribuidoras Edenor y Edesur, donde sí incidirá el aumento previsto por el Gobierno nacional.
Como contrapartida, las empresas beneficiadas con el alza de tarifas firmaron un plan de obras que implica una inversión de $580 millones y más de $5.800 millones en cinco años.

“El incremento de las prepagas es claramente abusivo”
Héctor Polino – Titular de Consumidores Libres

“Se va a afectar el poder de compra de los consumidores. Eso va a acentuar el proceso recesivo y a deteriorar la calidad de vida de millones de argentinos. Además, se acelerará la inflación, porque los aumentos en la telefonía y en los servicios públicos modifican las estructuras de costos y eso se traslada a precios.
Por otra parte, esto no es siempre en la misma proporción sino que se da muchas veces en una medida mucho mayor. El incremento de las prepagas es claramente abusivo, porque ya hubo uno en febrero, otro en julio, otro en agosto y se producirá uno en septiembre. Son incrementos muy por encima del proceso inflacionario.
Hasta ahora, las empresas no invierten como prometen. Además, las inversiones las tienen que hacer las compañías, no los usuarios con aumentos de tarifas. Las inversiones tienen que ser realizadas y después de ser efectuadas deberían ser recuperadas, y debería obtenerse una ganancia razonable de las tarifas. Pero en la Argentina es al revés: son los usuarios con los aumentos de tarifas los que van a financiar hipotéticas inversiones que prometen llevar a cabo las empresas. Es absurdo.
La única forma de hacer algo es recurrir a la Justicia planteando que los aumentos son excesivos, irrazonables y que afectarán la capacidad de pago de un sector de los usuarios. La Justicia debe resolver si estos incrementos son razonables, progresivos y si se justifican”.

“Para el empresario tal vez esté bien, pero para los consumidores no”
Susana Andrada – Presidenta del Centro de Educación al Consumidor

“Los aumentos, en su gran mayoría, lógicamente generan un proceso inflacionario. En primer lugar porque esos incrementos, sobre todo los de la luz o el gas, afectan directamente la producción de algunos bienes y servicios; es decir, si el gas, la luz o el combustible vuelven a aumentar, eso se trasladará a los precios. Aumentos va a seguir habiendo de acá a 2019, por lo menos de la luz, el gas y el combustible. Serán dos por año.
Nosotros nos opusimos a esto en las últimas dos audiencias públicas, diciendo que el consumidor no puede y no está en condiciones de afrontar dos subas de luz, gas y combustible por año para llegar a lo que el ministro llama un sendero de aumentos y que en 2019 se pague una tarifa plena sin subsidio. Para los empresarios tal vez esté bien, pero para los consumidores no, porque están aumentando más allá de los valores de la inflación.
Tengo grandes dudas respecto de las aparentes inversiones que dicen que harán las compañías de telefonía móvil, porque en los últimos 10 años las empresas del sector son las número uno en reclamos siempre por lo mismo: falta de un buen servicio, no se escucha, no se puede llamar o los mensajes no entran, entre otros problemas. No necesitás irte al interior para estar sin señal, a mí me pasa cotidianamente que en el subte de Buenos Aires no hay señal de celular. Si lo cumplen o no, depende del Enacom, que mucho no hace, porque la lógica del Gobierno actual es dar rienda suelta a las empresas para que tengan un comportamiento más allá de la ley con tal de atraer inversiones. Es un abuso