Héctor Polino: “Unos 400.000 porteños todavía no tienen agua potable de red ni desagües cloacales”

Héctor Polino, en su departamento en la Ciudad de Buenos Aires. Foto Maxi Failla

Héctor Polino, en su departamento en la Ciudad de Buenos Aires. Foto Maxi Failla

Nota: Clarín
Martín Bidegaray
6/8/17

Candidato a legislador porteño por Convocatoria Abierta por Buenos Aires.

Siempre se vuelve al primer amor, también en la política. Héctor Polino fue concejal porteño por el socialismo entre 1960 y 1962, hasta que un golpe de Estado lo despojó de ese cargo.

Luego fue funcionario del gobierno de Raúl Alfonsín -en el área de cooperativas y mutuales- y tres veces diputado nacional, hasta 2005. Desde entonces se dedicó a la defensa de los derechos de los consumidores y ahora vuelve a la política, a la búsqueda de un lugar en la Legislatura porteña, encabezando la lista de Convocatoria Abierta por Buenos Aires.

¿Eso no le corresponde al Gobierno Nacional?

-Hay que sacar inspectores, no para el almacén, la verdulería o la carnicería, pero si para los locales de las grandes cadenas. Que vayan a ver si donde está el cartelito de “Precios Cuidados”, por ejemplo, están los productos.

-Pero la plantilla municipal no es pequeña. ¿Contratar más gente?

-Parecería que el Estado municipal está sobredimensionado, los diversos organismos públicos están sobredimensionados como una forma de reducir los índices de desocupación que existen por una merma en la actividad privada. Igual, personal idóneo existe en cantidad suficiente. Pero nadie obliga al cumplimiento de las normas.

-¿Cómo ve la Ciudad hoy?

-Hubo mejoras y atrasos. Mejoras por ejemplo que el gobierno entubó el arroyo Maldonado, el plan de desarrollo de los Metrobus, se hicieron muchos túneles para facilitar el desplazamiento vehicular en donde estaban las barreras ferroviarias en lugares claves. Pero la Ciudad retrocedió en los últimos años desde el punto de vista social. Hoy 80.000 familias todavía en la ciudad que no tienen gas natural distribuido por redes. El 15% de los habitantes de la ciudad (cerca de 400.000 personas) no tienen agua potable distribuida por redes, no tienen desagües cloacales. No se avanzó absolutamente nada. La mortalidad infantil en el sur es el doble que en la zona norte de la ciudad.

-¿Qué es lo prioritario a solucionar?

-El estado de los hospitales públicos. Siempre se caracterizaron por médicos de calidad y personal de enfermería idóneo. Pero hoy cuando va un paciente a pedir un turno para un servicio, le pueden dar turno de acá a tres meses o de acá a un mes. Hay que invertir más dinero en dinero, porque la situación actual favoreció a la medicina prepaga.

-Se invierten $ 30.000 millones anuales en hospitales…

-Si. Pero no alcanza.

-¿Qué industrias porteñas hay que apoyar para generar empleo?

-Fundamentalmente a la pequeña y mediana empresa. Tiene que haber una política de apoyo en ese sector.

-¿Algún sector en particular?

En general, la pequeña y mediana empresa productora de determinados bienes de consumo masivo por la sociedad. Talleres que produzcan ropa, calzado de consumo masivo.

-¿Cuál sería su primer proyecto si supera el piso en las PASO y después es electo legislador?

-​Quiero que la ciudad de Buenos Aires tenga un laboratorio propio y público de fabricación de medicamentos. Esto fue aprobado por la Legislatura, pero el jefe de Gobierno de entonces -Mauricio Macri- vetó esa ley. Es indispensable que la ciudad tenga su propio laboratorio, para proveer a los hospitales públicos, donde el gobierno de la ciudad gasta recursos enormes en la compra de medicamentos a laboratorios privados. Lo que el gobierno se ahorraría en la compra de medicamentos lo podría destinar a otros gastos, como la educación.

-¿De cuánto estamos hablando?

-No tengo la cifra. Pero los medicamentos aumentaron desde el 30 de octubre de 2015 –antes de la asunción del nuevo gobierno y la devaluación- hasta el 30 de junio, en un promedio de 136%, muy por arriba de la inflación. Todo ese dinero se lo ahorraría con mi proyecto. Hay un antecedente en la provincia de Santa Fe con un resultado extraordinario. Hasta el Gobierno nacional le compra.