Alarmante caída de ventas en comercios de todo el país

Nota: Crónica (11/6/17)
Por Florencia Golender

 

Dos análisis sobre ventas y actividad de los locales comerciales revelan que el romance entre oferta y demanda en el consumo minorista atraviesa una alarmante crisis. De octubre pasado a marzo, sólo en la ciudad de Buenos Aires se registraron 145 locales menos. En paralelo, las ventas bajaron un 2,3% en mayo contra mismo mes del año pasado, acumulando 18 meses de tendencia negativa.

En diálogo con “Crónica“, el fundador y representante legal de Consumidores Libres, Héctor Polino, analizó que “hay una caída del consumo general, cercana al 7%, en lo que va del año. Esto se debe a que las negociaciones salariales no fueron ni están siendo consecuentes con el aumento de los precios”.

Según difundió la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), las ventas en locales a la calle continuaron cayendo en mayo en todos los rubros (ver abajo). El promedio general es 2,3% menor que el del mismo mes del año pasado y la baja anual acumulada en los primeros cinco meses del año es del 3,4%.

En este sentido, Polino resaltó “la pérdida de poder de compra que viene experimentando la clase media – media y la clase media – baja (trabajadores en relación de dependencia y jubilados). Son los que más gastan pero cada vez tienen menor capacidad adquisitiva”.

Enfrentar los costos
Por su parte, el último relevamiento de la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (Fecoba), que se realizó sobre el mes de marzo, arrojó que la cantidad de locales comerciales desocupados en la capital subió 8,8% en comparación con octubre.

Sobre un total de 19.066 locales relevados entre el 1 y el 20 de marzo en un radio de 495 cuadras, se concluyó que 1.807 locales estaban vacíos, equivalente al 3,7 por cuadra.

El motivo principal es la caída de las ventas, consecuencia directa de la merma en el poder adquisitivo de los consumidores. Casi en el mismo nivel de impacto se destacan las subas de los alquileres

(51% promedio en 2016) y de los costos en general (incremento de las tarifas de luz, gas, agua).

“A los comercios les ocurre lo mismo que a los hogares, muchos locales han cerrado por la recesión“, aseguró el experto en consumo. Las causales directas son “los alquileres, las expensas (que porcentualmente subieron más que la renta), los incrementos de los servicios energéticos”, agregó.

La evaluación de la Came especifica que las compras fueron muy dispares entre ciudades y negocios del mismo rubro. Repuntó la venta anual en locales a la calle en tres provincias: Córdoba (0,5%), Santiago del Estero (1,5%) y Chubut (1%). En cambio, continuó el declive en las provincias como Misiones (-6,9%), Formosa (-6,1%), Mendoza (-4,0%) o Santa Cruz (-5,2%), afectadas por el cruce de los argentinos a Paraguay y a Chile principalmente.

Otras provincias con descensos importantes en las ventas fueron Corrientes (-8,5%) y Entre Ríos (-5%). En Santa Fe y San Juan se mantuvo en los mismos niveles que el año pasado.

“La inflación y la menor actividad redujeron el poder adquisitivo de las familias y esa disminución se nota en los sectores de ingresos bajos y medios, especialmente. La caída en las ventas comienza a apaciguarse, aunque todavía no se logra afianzar un repunte”, es la conclusión de Came.

Si bien coinciden en las causas de la caída, para Polino la situación se profundizará: “Esto no se va a revertir en el corto y mediano plazo, ya que están anunciados más aumentos de los servicios y la inflación ya les está ganando a los salarios”, se lamentó.