H.Polino: ¿Quienes pueden negarse a pagar el aumento en las tarifa de gas?

El Gobierno anunció a fines de marzo la reducción de los subsidios al servicio de gas y, a su vez, un par de meses después dio una suba en el importado, por lo que en algunos hogares las tarifas treparon de $250 a $800.

La reducción de subsidios, que prevé eliminar entre el 17 y el 80% de esas bonificaciones al consumo, se instrumentó en tres bimestres sucesivos y todavía no se reflejó por completo en las factura

“Aquellas personas que sufren una enfermedad crónica, tienen un haber mínimo o tengan un programa social, tienen derecho a seguir recibiendo el subsidio”, aseguró por Radio Continental el titular de la ONG Consumidores Libres.

“Quienes tengan ingresos insuficientes, aquellos que vivan en la ciudad de Buenos Aires y no pagan el ABL,  quienes viven en una vivienda precaria, si tiene un local destinado a una actividad comercial pequeña, tienen que mantener el subsidio de gas”, expresó Polino.